Funciones del hígado, sus enemigos principales, enfermedades del hígado y tratamiento natural:dieta, fitoterapia y habitos de vida saludables

 

Resultado de imagen de higado

Aunque sus funciones son discretamente reconocidas para la mayor parte de la población, lo cierto que es son esenciales y que mantener un hígado saludable es absolutamente vital para la salud general de todo el organismo. En este reportaje te contamos cuáles son sus funciones primordiales, enfermedades hepáticas, sus principales enemigos y algunos tratamiento naturistas para disfrutar de una buena salud hepática.

El hígado: Un laboratorio de lo más sofisticado

Resultado de imagen de higado

El hígado es uno de los órganos que mayor importancia tiene cuando hablamos de metabolismo, es decir, de las numerosas transformaciones químicas que ocurren en el interior de esta sofisticada máquina que llevamos a cuestas:

    • El hígado almacena algunos de los nutrientes más importantes como las vitaminas y los minerales y transforma otros (como la glucosa en glucógeno) para poder almacenarla y lanzarla al torrente sanguíneo cuando es requerida
    • El hígado genera y almacena hormonas imprescindibles
    • Filtra un litro y medio de sangre por minuto (¡qué obra de arte!) para eliminar sustancias tóxicas como aditivos, pesticidas, y agentes contaminantes que llegan a nuestro sistema a través del aparato digestivo, respiratorio o de la piel.
    • El hígado forma parte de nuestro sistema defensivo, ya que neutraliza microorganismos y agentes patógenos antes de que leguen al torrente sanguíneo general

El hígado es, por lo tanto, un órgano esencial que depura, genera, almacena y transforma sustancias esenciales para nuestras células.

Los peores enemigos del hígado

Teniendo en cuenta estas funciones primordiales del hígado, es fácil comprender por qué un cúmulo de toxinas procedentes de nuestra industrializada sociedad es es fatal para su correcto funcionamiento. Una sobrecarga de sustancias tóxicas lo agota, de modo que ya no puede ejercer sus funciones correctamente. Estos son sus peores enemigos:

    • Alimentación. Algunos tóxicos procedentes de la alimentación industrial que lo sobrecargan son: aditivos, transgénicos, pesticidas, productos procesados, etc
    • Medicamentos. Casi todos los medicamentos que tomamos pasan a través del hígado, donde son filtrados. Los que mayor influencia negativa tienen en él son: fibratos (colesterol), clorotiacida (hipertensión), antibióticos, antiinflamatorios, sulfadiacina, tiouracilo y el ácido paraaminosalicílico.
    • Drogas. Entendiendo por droga no solo aquellas que están prohibidas, sino muchas de las que se venden en farmacias. Como hemos visto, el hígado es el encargado de neutralizar las sustancias tóxicas y todas las incluidas en esta categoría pasan factura.
    • Alcohol. El alcohol deteriora el metabolismo y utilización de las grasas (aumenta la síntesis de ácidos grasos, se utilizan menos triglicéridos, se eliminan lipoproteínas, etc). El alcohol supone una sobrecarga extenuante para el hígado ya que actúa directamente sobre las células hepáticas lesionando el tejido.

Principales enfermedades hepáticas

    • Ictericia. Se llama ictericia al amarilleo de la piel debido a la acumulación de bilirrubina (pigmento hepático). La ictericia es señal de anomalías hepáticas o biliares graves.
    • Cálculos biliares. Los cálculos en la vesícula biliar dificultan el metabolismo de grasas y proteínas. La formación de cálculos está directamente relacionada con la dieta y el estilo de vida.
    • Hepatitis. La hepatitis es una inflamación del hígado que suele tener un origen vírico. Se conocen 5 virus que pueden provocar hepatitis, siendo la B y la C las más graves. Los síntomas comienzan con fatiga, vómitos, coloración amarillenta en la piel, orina oscura y heces blanquecinas.
    • Cirrosis. La cirrosis es una degeneración de las células hepáticas en la que se producen nódulos y se pierde la funcionalidad del hígado. Al principio puede no presentar síntomas y luego cursa con halitosis, ictericia, dolor abdominal, hemorragias y fiebre.

Remedios naturales para la salud del hígado

Lo que te mostramos a continuación son terapias o tratamientos naturistas que contribuyen de manera definitiva a prevenir enfermedades del hígado y a recuperar su salud y funcionalidad:

DIETA PARA EL HÍGADO

Se trata de la terapia menos cómoda pero más efectiva. Aprender a comer bien es un arte y una disciplina que lleva tiempo y requiere esfuerzo y compromiso. Cada cual elige el momento y la responsabilidad que va a aplicar a su propia salud.

FITOTERAPIA PARA EL HÍGADO

La fitoterapia es el uso de plantas medicinales y sus principios activos con fines terapéuticos. Estas son algunas de las plantas más indicadas para la salud del hígado y la vesícula:

    • Cardo Mariano (extracto). Una de las plantas con mayor poder regenerador del hígado, con numerosos estudios científicos que respaldan su eficacia. Tiene una gran acción antioxidante y está especialmente indicada en hepatitis, cirrosis y alcoholismo.
    • Alcachofa (hojas de la planta de menos de un año). Tonifica el hígado, es depurativa, regula el flujo biliar y reduce el colesterol.
    • Diente de león. Aumenta el flujo de bilis, descongestiona el hígado, es diurética y depurativa.
    • Achicoria (raíz). Regula la bilis y es detoxificante (no indicada en personas nerviosas)
    • Boldo. Regula el flujo biliar y estimula el funcionamiento de la vesícula.
    • Genciana. especialmente indicada en digestiones pesadas.
    • Cúrcuma. Estimula la secreción de bilis y ayuda a deshacer los cálculos. Consulta las propiedades de la cúrcuma
    • Regaliz. Posee actividad antiinflamatoria y antivírica, aunque puede provocar edema (retención de líquido) ya que reduce los niveles de potasio.

SUPLEMENTOS DIETÉTICOS PARA EL HÍGADO

Para estimular la función del hígado, existen algunos micronutrientes en forma de suplementos dietéticos que nos pueden ayudar:

    • Suplementos con compuestos azufrados para desintoxicar el hígado
    • Suplementos antioxidantes
    • Vitamina C
    • Oligoelementos que estimulen la función hepática
    • Suplementos con extractos concentrados de las plantas mencionadas en el apartado anterior
    • Lecitina de soja

Sin duda, la mejor opción es acudir a especialistas y elegir un suplemento que incluya oligoelementos, plantas y vitaminas que actúen en sinergia para depurar el hígado y estimular las funciones hepáticas.

Recuerda que esto son solo algunos consejos y que debes ponerte en manos de profesionales de la medicina cualificados que estudien tus particularidades.