Hipoglicemia

 

¿Qué es la hipoglicemia o Hipoglucemia? 

La hipoglucemia es un trastorno donde se ve afectado el normal metabolismo de los carbohidratos(hidratos de carbono). 


El páncreas no funciona adecuadamente y produce insulina en exceso, lo cual genera un nivel de glucemia (glucosa en sangre) más bajo de lo normal. Los valores normales de glucemia se encuentran entre 70 a 110 mg/dl (miligramos por decilitro). Cuando esos valores están por debajo de 40-50 mg/dl hablamos de hipoglicemia.

La función de la insulina es regular los niveles de azúcar en sangre. Cuando la producción de insulina es excesiva, transporta a la glucosa hacia las células y de esta manera la glucemia disminuye.

Muchas veces la hipoglicemia es heredada, pero a causa de una alimentación inadecuada, son cada vez mas las personas que adquieren esta dolencia, a la que se llama hipoglucemia funcional. 

El alto consumo de carbohidratos simples como azúcares, chocolates, bebidas gaseosas, alcohólicas y café; y por otro lado un bajo consumo de hidratos de carbono complejos aumentan la incidencia de este trastorno metabólico. 
El estrés y el tabaco también influyen a la hora de aumentar los riesgos de padecer hipoglucemia.

Por otra parte el desarrollo de la hipoglicemia también puede deberse a otras patologías asociadas como por ejemplo, enfermedad renal, pancreatitis, insuficiencia adrenal (las glándulas adrenales funcionan inadecuadamente y se produce insulina en exceso), candidiasis, un sistema inmune deficiente, alteraciones en las glándulas tiroideas (hipotiroidismo) y de la glándula pituitaria. 
La mayoría de las personas que padecen una insuficiencia hepática crónica derivan con el tiempo también en una hipoglicemia.

Al nombrar patologías es importante señalar que en los enfermos diabéticos una dosis excesiva de insulina puede generar también hipoglicemia.


Síntomas de hipoglicemia 
Los síntomas de este trastorno metabólico están directamente relacionados con el tipo de alimento consumido y se presentan a las pocas horas de haber hecho una ingesta rica en azúcares y grasas. Dado que el principal nutriente del cerebro es la glucosa, el sistema nervioso se ve totalmente afectado. 

  • mareos, desmayos y dolor de cabeza
  • fatiga, irritabilidad
  • ansiedad, depresión
  • confusión, sudor nocturno
  • deseo de ingerir dulces, sensación de hambre
  • pies hinchados, piernas débiles
  • insomnio
  • nerviosismo
  • sensación de pecho oprimido

Todos estos síntomas son muy parecidos a otros problemas de salud, por eso la hipoglicemia es muy difícil de diagnosticar. Siempre será necesario realizarse una prueba de tolerancia a la glucosa y aun así, se pueden presentar estos síntomas, a pesar de obtener un resultado correcto en la prueba. 
Por lo tanto será útil controlar la dieta para ver si los síntomas desaparecen o mejoran.

Los trastornos hipoglicémicos se pueden deber a muchos problemas de salud como:

  • Insuficiencia adrenal,
  • Alteraciones de las glándulas tiroides y pituitaria,
  • Enfermedad renal y pancreatitis.
  • Deficiencia inmunológica y

La candidiasis se relacionan estrechamente con la hipoglicemia.

Insuficiencia hepática crónica que suelen presentar intolerancia a la glucosa e hiperinsulinismo (altos niveles sanguíneos de insulina), dos trastornos que desembocan en hipoglicemia.

Otras causas frecuentes de hipoglicemia son fumar y consumir grandes cantidades de cafeína, que se encuentra en las colas, el chocolate y el café. Aun cuando parezca paradójico, el bajo nivel de azúcar en la sangre puede ser una señal temprana de diabetes (alto nivel de azúcar sanguíneo).

La hipoglicemia es difícil de diagnosticar porque sus síntomas se parecen a los de otros problemas de salud, entre ellos alergias, asma, síndrome de fatiga crónica, alteraciones digestivas o intestinales, trastornos de la alimentación, síndrome de malabsorción, alteraciones mentales, problemas neurológicos, deficiencias nutricionales y problemas de peso.

Para diagnosticar la hipoglicemia es necesario hacerse un examen llamado “curva de glucemia” o prueba de tolerancia a la glucosa. Sin embargo, mucha gente presenta síntomas de hipoglicemia a pesar de obtener resultados normales en la “curva” de cinco horas de duración. Una prueba diagnóstica útil es observar las recomendaciones nutricionales de esta sección y ver si los síntomas mejoran.



Una dieta controlada, variada y equilibrada 
La mejor manera para mejorar o reducir los síntomas de la hipoglicemia es una dieta controlada y completa que debe tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Evitar el alcohol ya que este provoca variaciones en el nivel de glucosa en sangre.
  • No ingerir alimentos muy procesados, enlatados, refinados o ricos en sal.
  • No tomar azúcar.
  • No consumir los alimentos con un alto contenido de grasas saturadas.
  • Evitar las bebidas gaseosas.
  • No beber zumos azucarados, preferir aquellos sin azúcar y diluirlos con agua.
  • Consumir alimentos ricos en fibra. Incluir frutas, vegetales (crudos o al vapor), cereales integrales y legumbres.
  • Reducir la ingesta de carnes rojas (2 veces/semana).
  • Obtener fibra a través del consumo de carnes blancas (aves y pescados), lácteos desnatados, frutos secos y de la soja y sus derivados.
  • Consumir moderadamente los carbohidratos complejos: las pastas, el arroz, el pan, la patata, legumbres y demás cereales.
  • Evitar las frituras y saltados para reducir la ingesta de grasas saturadas
  • No consumir embutidos grasos, ni salsas y condimentos ricos en grasas saturadas.
  • No saltarse las comidas. Intentar realizar de 5 a 6 tomas diarias. No llegar a percibir la sensación de hambre.
  • Consumir fibra antes de las comidas. Ayuda a no tener variaciones de glucemia. Alimentos como la manzana, el salvado de avena o el plantago son eficaces a la hora de evitar las reacciones hipoglicemicas. 
    La función que cumple la fibra es retrasar el vaciamiento gástrico dificultando la absorción de la glucosa en la mucosa intestinal.
  • La mejor combinación ante una bajada de azúcar es la fibra mas proteína, es decir salvado de avena con un yogur desnatado.
  • Evitar el café y el tabaco, ya que ambos alteran los niveles de glucosa en sangre.

Recomendaciones sobre los nutrientes:

  • El complejo de vitaminas B: si la dieta tiene una deficiencia de estas vitaminas, la suplementación con vitaminas del grupo B ayudará a un perfecto metabolismo de los hidratos de carbono y fibra, como así también a la digestión y absorción de los alimentos.
  • El cromo: alivia los síntomas y eleva el nivel de glucemia; además es esencial para que la insulina funcione de manera óptima.
  • La levadura de cerveza: estabiliza el nivel de azúcar en sangre.
  • El ácido pantoténico: es importante para que las glándulas suprarrenales funcionen adecuadamente y también para que la glucosa se transforme en energía.
  • El zinc: es fundamental para una adecuada secreción de insulina.
  • El magnesio: también es importante para el correcto metabolismo de los carbohidratos.
  • La vitamina C: resulta útil cuando hay insuficiencia adrenal.
  • Debemos eliminar de la dieta todo tipo de azúcares (bebidas con azúcar, néctar,  lácteos azucarados, golosinas, pasteles, mermeladas, miel, etc) además de eliminar las harinas blancas.
  • Debemos tener en cuenta el índice glicémico de los alimentos. El índice glicémico determina la respuesta glicémica del organismo ante la ingesta de algún alimento. Los alimentos de alto índice glicémico son los alimentos que cuando los comemos, nos entregan el azúcar en la sangre de forma rápida. Los de índice glicémico bajo entregan el azúcar de forma más lenta. Los alimentos de índice glicémico bajo o medio son los que debemos preferir en esta enfermedad.
  • Si consumimos un alimento que nos entregue el azúcar de forma rápida, nuestro páncreas deberá producir más insulina para regular la glicemia que sube rápido. Si consideramos que por tener resistencia a la insulina ya estamos produciendo más insulina de lo normal, con comidas normales, imagínense al pobre páncreas con un alimento de alto índice glicémico!!!…  Aquí les doy ejemplos de alimentos:
  • Alimentos de alto índice glicémico: azúcar de mesa, golosinas, pan blanco, papas, chocolates, mermeladas con azúcar, cereales azucarados, pastas (de harina refinada), miel, galletas de agua, galletas de soda, arroz blanco, jarabe de maíz, jarabe de glucosa (estos dos últimos son típicos aditivos alimentarios que encontramos en las barritas de cereal).
  • Alimentos de índice glicémico medio: arroz integral, cereales hojuela integral, mermeladas sin azúcar, jugos de fruta sin azúcar, cereales integrales en general (avena, pastas integrales), ciruela deshidratada, plátano, mango, pepino dulce, melón, etc.
  • Alimentos de bajo índice glicémico: Carnes, pescados, huevos, verduras crudas, legumbres, la mayoría de las frutas frescas (manzana, durazno, ciruelas, naranja, mandarinas, mora, etc),  lácteos sin azúcar, frutos oleaginosos como avellanas, aceituna, maní, nueces, etc.
  • OJO! No significa que los alimentos de alto índice glicémicos hay que eliminarlos de la dieta totalmente (lo único que se prohíbe son los azúcares y harinas blancas). Nosotros podemos bajar el índice glicémico de la dieta haciendo mezclas. Por ejemplo, bajamos el índice glicémico de un almuerzo que consista en pastel de papa (alto índice glicémico)  agregando un plato gigante de ensalada cruda. Siempre deben incluir verduras (crudas de preferencia) en el almuerzo y la cena. No beban jugos néctar ni siquiera light, porque el concentrado de frutas ya aporta carbohidratos que se absorben rápido. Si no pueden comer sin estar tomando un vaso de jugo, prefieran los que vienen en polvo y sin azúcar como Livean, Vivo, Nestea, Zuko light, Fructus light, etc. De postre, pueden consumir gelatina dietética o alguna fruta fresca de bajo índice glicémico. Recuerden que la fibra baja el índice glicémico en los tiempos de comida (desayuno, colación, almuerzo, once… etc.)
  • En el desayuno, es el único horario en que recomiendo los jugos naturales. Esto suponiendo que irá acompañado de un cereal integral (pan integral, hojuelas de cereal integral, etc.). Sino, siempre preferir la fruta entera.
  • De colación eviten las barritas de cereal, las golosinas, jugos con azúcar y lácteos con azúcar. Tienen alto índice glicémico, lo que llevará a que suba la insulina.
  • Generalmente las personas que tienen resistencia a la insulina sienten hambre todo el día. Esto se puede deber al desorden en la alimentación, donde la glicemia no se mantiene estable, sube y baja,  y cada vez que baja aumenta el hambre.
  • La insulina también influye en el metabolismo de las grasas. Funcionaría como un “ahorrador” de grasa. Esto también podría explicar que las personas con resistencia a la insulina les costaría más bajar de peso, pero no le echemos la culpa a la enfermedad de que no podemos bajar. Siguiendo un orden con las comidas, alimentándonos bien, sin azúcares, haciendo ejercicio y tomando el fármaco en caso de que el médico lo indique, el organismo estaría funcionando normal, por lo tanto podrían bajar de peso igual que cualquier otra persona.

Dieta aconsejada:

Remedios populares

Remedio para la hipoglucemia #1: Realizar un bebida curativa con los siguientes ingredientes: 1 diente de ajo, 1 manojo de espinacas, 1 ramita de apio, 1/2 pepino, 2 cucharadas de hojas de remolacha finamente picadas y 1 cucharada de levadura de cerveza.  

Lavar, cortar y colocar todos los ingredientes con excepción de la levadura en una batidora con suficiente agua. Batir hasta que los ingredientes estén bien mezclados y luego añadir la levadura por encima. Este remedio contiene espinaca la cual es fuente de cromo; mineral que ayuda a regular los efectos de la insulina en el metabolismo de la glucosa.

Remedio para la hipoglucemia #2: Lavar y cortar en varios pedazos una manzana. Colocar en una licuadora en conjunto con 1 vaso de agua y agregar 1 cucharada de canela en polvo. Tomar este jugo dos veces al día. La manzana también es una rica fuente de cromo que, como en el remedio anterior, facilita la normalización de la insulina.

Remedio para la hipoglucemia #3: Lavar y partir los siguientes ingredientes: 3 hojas de col rizada, 1 manojo pequeño de perejil, 2 zanahorias sin hojas y 1/2 manzana sin semillas. Luego, colocar en una licuadora todos los ingredientes y licuar por unos instantes. Colar y tomar dos vasos de este jugo al día.

Remedio para la hipoglucemia #4: Hervir, durante 5 minutos, varias hojas de alcachofa y 1 cucharada de raíz de diente de león rayada en una taza de agua. Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar una taza de esta infusión al día.

Remedio para la hipoglucemia #5: Consumir un aguacate diario, ya que contiene un azúcar de siete carbonos que suprime la producción de insulina.

Remedio para la hipoglucemia #6: Consumir algas spirulina en las ensaladas, ya que ayuda a estabilizar el azúcar sanguíneo.

Remedio para la hipoglucemia #7: Lavar y picar 1 zanahoria y colocar en una licuadora junto con 1 rebanada de piña o ananá picada y un poco de agua.   Licuar por unos instantes. Tomar 1 vaso al día.

Recomendaciones

Hacer una dieta alta en carbohidratos complejos y en fibra soluble, como pasta integral, oat bran, fríjol y lenteja (entre el 55 y el 60 por ciento de las calorías totales) y baja en proteínas (entre el 10 y el 12 por ciento de las calorías totales) y en grasas (30 por ciento de las calorías totales). Esta dieta sólo elevan ligeramente los niveles de glucosa sanguínea evitando fluctuaciones abruptas y que pueden causar hipoglicemia.

Usar generosamente las especias como la canela, los clavos y las hojas de laurel, ya que éstas ayudan a regular la actividad de la insulina.

Hacer comidas más frecuentes (cinco veces al día) y en pequeñas cantidades. Evitar sentir hambre incluso se recomienda consumir un snack ligero a la hora de acostarse.

Consumir los vegetales crudos o cocidos al vapor.

Evitar el café, el té, las bebidas gaseosas que contienen cafeína, el alcohol y el tabaco.

Estas substancias aceleran la digestión y, por tanto, liberan azúcar con más rapidez en el torrente sanguíneo.

Evitar el consumo de alimentos enlatados, empacados, o procesados industrialmente especialmente aquéllos con preservativos o colorantes artificiales.

Nunca consumir bebidas de sabor dulce menos con el estómago vacío.

No consumir alimentos ricos en azúcar para aliviar los síntomas de la hipoglicemia. Aunque hacerlo eleva inicialmente el nivel de azúcar en la sangre, luego se presenta un descenso muy fuerte porque se produce una excesiva secreción de insulina en respuesta al consumo del alimento dulce dando como resultado un efecto ping-pong. Es mejor consumir algún alimento que contenga una pequeña cantidad de azúcar natural como los frijoles y mucha fibra como bran o crackers de arroz.

Practicar técnicas de reducción del estrés (meditación, yoga, etc.) para controlar los estados de estrés, ya que éstos pueden incrementar la hipoglicemia.

Realizar ejercicios de forma regular para estabilizar los niveles de azúcar.

Comer entre una a tres horas antes de hacer ejercicio.

Evitar el consumo de altas dosis de aspirina o sulfonamides (medicamentos de sulfa), ya que puede causar variaciones de azúcar en la sangre.

Realizar exámenes de sangre (prueba de tolerancia a la glucosa – GTT) para determinar si se sufre de hipoglicemia, ya que, aunque paradójico, el bajo nivel de azúcar en la sangre puede ser el primer indicativo de diabetes.