Psiconutrición

Consigue calma y concentración con un sencillo ejercicio

Para cultivar una mente ecuánime, solo necesitas tu atención y tu respiración, que refleja siempre si estamos agitados o calmados

Llevar la atención a la respiración es un recurso eficaz y al alcance de todos. Nos lleva a la experiencia directa, a la vida misma, ya que nos recuerda que estamos vivos. Nos devuelve al cuerpo, al presente.

Para cultivar una mente ecuánime vemos que una persona necesita solo su respiración y su atención. Pero, ¿por qué la respiración? En la práctica de la conciencia respiratoria no se depende de factores externos, como sería el caso si se enfocara la atención en una vela o un incienso. La respiración no es, además, un proceso intelectual o conceptual. Nos lleva a la experiencia directa, a la vida misma, ya que nos recuerda que estamos vivos.

Ejercicio: Respiración equilibrante

  • Siéntate en el suelo o en una silla, con la espalda erguida y los hombros relajados, y empieza con unas respiraciones naturales.
  • Con el pulgar derecho cierra la fosa nasal derecha y expulsa todo el aire por la fosa nasal izquierda.
  • Inhala por la fosa nasal izquierda y con el dedo anular ciérrala.
  • Expulsa el aire por la fosa nasal derecha.
  • Inhala por la derecha y retén la respiración.
  • Has completado un ciclo respiratorio.

Repítelo durante unos minutos. Puedes comenzar contando despacio hasta cuatro en cada paso.

Meditaciones breves para reducir el estrés

Cuando se vive sin atender a lo que se hace, se pierde energía y se alimenta la tensión

Hay que aprender a parar, escucharse y respirar dedicando un rato a tomar consciencia de lo que se hace y calmar la mente. Esos momentos se convertirán en píldoras de salud y bienestar.

Prescripción: mínimo dos al día, aunque puedes consumirlas sin moderación

Vamos a ver cómo realizar algunos ejercicios diarios que ayudan a estar más sereno y reducir el estrés.

Antes de levantarte

Cuando despiertes, bien sea de forma natural o con el despertador, tómate tres minutos antes de levantarte. Échate boca arriba, sintiendo las sábanas y el cuerpo reposando cómodamente en la cama. Respira profundamente varias veces, exhalando completamente, sin retener nada. No pienses en lo que tienes que hacer durante el día, no dejes que ningún pensamiento te robe este momento. Simplemente respira. Siente tu cuerpo bien vivo. Agradece a la vida la posibilidad de vivir este nuevo día. Sonríe.

 

Consigue calma y concentración con un sencillo ejercicio

Deja pasar los pensamientos

Siéntate dos o tres minutos a mirar qué sucede en tu mente. Seguramente lo que veas te va a disgustar, ya que suele haber muchos pensamientos saltando alocadamente y sin control… No desesperes ni te enfades. Míralos con cariño. Como a niños traviesos. No te juzgues ni entres a analizar el contenido. Entrénate en mirar sin participar… Por ejemplo, detectas que piensas en lo que debes decirle a tu jefe, ¡pues respira hondo y no construyas la conversación! Relájate y deja que pase el pensamiento. Enseguida aparecerá otro, por ejemplo, que tienes que comprar cosas para la cena. Haz lo mismo: no te pongas a redactar la lista de la compra. Respira hondo y deja que pase, sin narrar ni añadir nada. Reconócelo y suéltalo.

Respira

Parece poca cosa detenerse a respirar… ¡Estás respirando todo el día! Pero por eso precisamente te lo propongo. Lo haces de forma automática y, muchas veces, superficial. Tómate unos instantes para hacer unas respiraciones profundas, tres o cuatro. Luego, simplemente, siente tu respiración, el aire que entra y sale, sin más, sin querer hacer nada con ella… disfrutando del hecho de estar vivo y de respirar. Goza del vaivén de su movimiento.

Meditación de la Sonrisa Interior

La meditación de la Sonrisa Interior es una práctica que hace incidir la gratitud y la alegría sobre los órganos internos para resolver las tensiones físicas y mentales que podrían derivar en una enfermedad. El taoísmo considera las emociones negativas (la rabia, la tristeza, la depresión, el miedo y las preocupaciones) energías de baja calidad que provocan enfermedades crónicas y nos privan de nuestra fuerza vital mediante la generación de bloqueos energéticos. La Sonrisa Interior elimina de los órganos la energía negativa venenosa, que bloquea el flujo del chi, para nutrir la totalidad del cuerpo con la energía positiva de la fuerza vital. Al igual que una sonrisa exterior genuina transmite energía positiva y alberga la capacidad de animar y curar, la Sonrisa Interior genera un elevado grado de energía que promueve una curación interior intensa, una relajación profunda, felicidad y longevidad.

SER FELIZ:

Ser feliz. Esa es la meta última que todos tenemos en esta vida. Algunos buscamos ser felices mediante el amor, otros mediante el trabajo, otros por gracias a la familia… Sin embargo, nosotros no conocemos a nadie que esté completamente seguro de ser feliz. ¿Existen remedios caseros para ello? Hemos leído muchos consejos para ser feliz, y nunca nos los acabamos de creer. ¿La razón? ¡Nos parecen demasiado fáciles! Sin embargo, lo más fácil es a menudo lo más difícil en este asunto, ya que vivimos en una sociedad que nos condiciona a no estar contentos nunca con lo que tenemos; a querer más y más; a tener un objetivo y al conseguirlo, buscar otro. No escuchamos a nuestro cuerpo, no apagamos nuestra mente y no vivimos el momento, el presente, sino que habitamos en el pasado y en el futuro, con la mente puesta en mil cosas menos en lo que estamos haciendo.