Alimentación y mente

“Así como son los alimentos, son los pensamientos, así como son los pensamientos, serán las acciones, así como son las acciones será la conducta, así como es la conducta es la salud” Proverbio Védico

“Buen alimento, mejor pensamiento” Anónimo

En el proyecto de nutrición y buena salud, me estoy dando cuenta de la dificultad que consiste en “REEDUCAR LA MENTE HACIA UNA ALIMENTACIÓN CORRECTA” y es aún mas difícil cuando se trata de tus propios familiares o de personas queridas, es “MUY DIFICIL CONSEGUIR EXITO

Porque la mente de las personas están ya “CONFIGURADAS” de algúna manera en una alimentación pobre de “SUPERVIVENCIA” y de esa manera el cuerpo obviamente no puede funccionar adecuadamente

Por ello quiero centrarme la alimentación, necesaria para que nuestra salud sea óptima y no nos llevamos sorpresas.

Me refiero a “SABER LO QUE COMEMOS” como principio imprescindible para conocer todo aquello que nuestro organismo ingiere y digiere a diario.

Parece de “ORGULLO”, pero en la época actual no es tan simple saberlo porque no siempre podemos recurrir a alimentos sencillos,  no procesados; es sorprendente observar cómo una “APARENTEMENTE” sana ensalada acompañada de una salsa que no lo es tanto, puede resultar incluso indigesta si no conocemos los ingredientes con los que está alborada y podemos echarle la culpa a las hortalizas sin ser las causantes del problema.

Quizas nos “TILDEN” de obsesivos pero, perfiero “OBSESIONARME POR MI SALUD” que no descuidarme y tener problemas el día de mañana porque todo esto se paga a la larga.

Por eso, para “COMENZAR” os propongo que estemos atentos a todo aquello que comamos, que miremos detenidamente la composición nutricional de todo aquello que compremos; en realidad, es solo una vez, pues desde el momento que en que ya lo hemos visto, podemos estar tranquilos en las compras sucesivas, siempre y cuando no cambiemos de marca comercial. 

No dudemos en preguntar si desconocemos cómo han preparado algún alimento que  vamos a comer fuera de casa porque los ingredientes más insospechados pueden utilizarse en  preparaciones culinarias “SUPUESTAMENTE SANAS”.

Normalmente cuando nuestro “PESO AUEMNTA” y presentamos grasas de depósito, cuando no nos encontramos del todo bien, cuando nuestras defensas bajan, etc.  suele ser debido a alguna causa y habitualmente se encuentra en la “ALIMENTACION”, de ahí la importancia de adquirir conciencia de “QUÉ COMEMOS”.

Claro que también es muy importante saber “CÚANTO COMEMOS”, “CÓMO COMEMOS” y “CUANDO COMEMOS”, pero si comenzamos desde el principio, nos será más sencillo dilucidar las demás cuestiones.

De esta forma, nuestra mente y cuerpo funcionarán en armonía desde el punto de vista alimentario.

Como expresa una frase atribuida a Sócrates: “EL CONOCIMIENTO NOS HARÁ LIBRES”.

“En un mundo donde los productos están llenos de azúcar y grasas saturadas no se puede decir que la alimentación no tiene un papel en la obesidad, tiene el papel más importante de todos”.

Adam Martin. Periodista, escritor y experto en nutrición.

Me ha gustado mucho esta frase porque es “rotunda” y en términos generales, estoy completamente de acuerdo con lo que expresa el escritor.  Adam Martin, autor del libro “Comer para ser mejores”, añade también, que “sin hacer ejercicio podríamos estar delgados sin ningún problema” y es verdad, lo que pasa es que el ejercicio nos ayuda en el mejor mantenimiento de nuestras funciones vitales, facilita la respiración celular, la circulación de la sangre, tonifica los músculos, etc.  y todo ello redunda en el aspecto físico, aumentando nuestra esperanza de vida.

Fuente:
El Confidencial. “Sin hacer ejercicio podríamos estar delgados sin ningún problema”. 11 de diciembre de 2013.