¿Soñar? si pero no enfermar por ello….

Una de las pautas del Mindfulness esta basado en la meditación Vipassana, una antigua técnica de meditación de la India que consiste en “tomar conciencia del momento presente“, “tomar conciencia de la realidad“.

Consiste en prestar atención, momento a momento, a pensamientos, emociones, sensaciones corporales y al ambiente circundante, aceptándolos, es decir, sin juzgar si son correctos o no.

La atención se enfoca en lo que se percibe, sin dar pie a rumiación, definida esta última como la preocupación excesiva por los problemas y sus posibles causas y consecuencias, en vez de estar dirigida a buscar soluciones.


Esta es una parte tambien de la “FISICA CUANTICA” tan interesante como controvertida, sobre “LA INFLUENCIA DEL PODER DE LA MENTE SOBRE LA REALIDAD”


A la verdad que a mi me apasiona estos temas y he creido importante “Bloguear sobre ello” para nuestra propia reflexión.

Bien en resumen y para no hacer mas extenso la física cuántica indica que la realidad es un conjunto de posibilidades potencialmente infinitas.

Con los últimos desconcertantes descubrimientos, nos damos cuenta siempre más de cuánto la realidad sea elástica y maleable, y de cuánto grande pueda ser el poder que el hombre tiene sobre ella.

Bien para ello la mente es poderosa y su poder de influencia sobre la realidad es magnifica pero ¿que ocurre cuando todo esto se nos va de las manos? y llegamos a un punto de confusión donde no sabemos distinguir los “sueños de la realidad”


La realidad es un conjunto de posibilidades que solo la interpretación puede determinar y concretizar en fenómenos perceptibles al hombre (lo que consideramos nuestra “realidad”).


Este aspecto, discutido en ámbitos filosóficos y espirituales, motiva la afirmación que todo lo que percibimos, que vemos y sentimos,  no es otra cosa que nuestra conciencia.

Pero es precios tener la mente muy clara para poder definir esos aspectos puesto que podemos caer en un laberinto de “irrealidades” que nos confundan en nuestros objetivos para ello es importante pensar que:

Para ello hay un metodo que me explicaron y son los objetivos “SMART


  • S (Specific): Específico. Debemos definir exactamente lo que queremos conseguir. “Mejorar la imagen” no es específico, “Conseguir 100 conversiones” si lo es.

  • M (Meausurable): Medible. ¿Cómo vamos a medir los resultados de nuestras acciones?
  • A (Attainable): Alcanzable. Los objetivos deben de ser alcanzables.
  • R (Realistic): Realistas. No es buena idea fijarnos objetivos absurdos. El objetivo puede ser alcanzable y en cambio no ser realista (Conseguir que 20.000 personas visiten nuestra tienda online es un objetivo alcanzable, pero si pretendemos que sea en un sólo dia, no es realista)
  • T (Timely): Programado. Para cualquier objetivo hay que establecer un rambo de tiempo. Un principio y un final.

Es importante pensar en estas cosas porque en realidad todos deseamos alcnazar nuestros sueños ¡pero cuidado con que eso termine afectando nuestra salud y bienestar!

Queremos lo mejor, y siempre lo estamos buscando…

Queremos el mejor trabajo, el mejor amor, las mejores amistades,y eso está bien, es bueno porque nos lleva a progresar en la vida.

Pero no es sano desear lo que no tenemos cuando ello nos lleva a no poder conciliar el sueño y a no apreciar las cosas que sí tenemos.

Si nos damos cuenta, es muy fácil que se nos esté pasando la mitad de nuestras vidas buscando soluciones donde no las hay, trabajos que no son para nosotros, amores que no nos convienen y poco a poco nos vamos achicando como personas porque sentimos que nada es para nosotros, que siempre vamos detrás del arco iris queriendo buscar los tesoros que no existen.

No dejes que los años y la vida se te vayan mientras añoras todo lo que no tienes y deseas tener, no malgastes los años intentando tener lo que no es para ti y mucho menos amargándote por no haberlo logrado todavía.

Hay que tener sueños, pero deben ser sueños y metas que estén a nuestro alcance.

No hay que tener expectativas irrealistas.

Hay que luchar por lo que se desea, pero no hasta el punto de despreciar lo que ahora tenemos por compararlo con lo que soñamos tener algún día.

Debemos aprender a ser felices con lo mucho y lo poco que tenemos.

Aunque te cueste creerlo, a veces las cosas más pequeñas son las cosas que más valor tienen en nuestras vidas.


Tener sueños y metas nos hace muy bien, luchar por aquello que se desea es muy loable, pero no nos desgastemos por lo que no tenemos o por aquello a lo que no le hemos encontrado soluciones.


Vivamos la vida con alegría, porque a pesar de las frustraciones siempre nos quedará la esperanza de que algún día podamos lograr lo que tanto añoramos, las cosas tienen soluciones, pero hay que ser pacientes.

Y si vemos que pese a todo esfuerzo que hagamos hay cosas que no logramos y por los que no podemos hacer nada, no vale la pena vivir en angustia y amargura por ello.

Mejor dejemos esos sueños o pretensiones y disfrutemos de lo que sí está a nuestro alcance.