APRENDAMOS ACERCA DE LAS EMOCIONES Y SU COMUNICACION (Verbal y No Verbal)

Las emociones son la sensación sentida, la sensación valorada desde el sujeto, y valorada desde sus necesidades como ser vivo que es, con necesidades biológicas, afectivas, emocionales, de formación, sociales, de logro, espirituales, etc.

En las redes sociales usamos mucho “LOS EMOTICONOS” tan simpáticos verdad, pues la emoción es la conexión de todas las necesidades con la sensación, con lo que se percibe en un momento determinado.


Y Es Una Reacción Espontánea, Rápida, Límbica.


Nos sale un gran perro inopinadamente por la calle y el miedo que sentimos nos indica que hay un posible peligro presente.

El miedo valora la situación, las sensaciones más rápidamente que cualquier elaboración racional.

Pues bien, esto mismo sucede en cada conversación, en cada situación y naturalmente surge decir: «me preocupa eso que dices», la frase indica precisamente cómo nos afecta lo que está tratando.


Toda Conversación Que Mantenemos Nos Afecta De Algún Modo, Es Decir, Siempre Hay Una Repercusión A Nivel Emocional: Nos Alegra, Nos Preocupa, Nos Entretiene, Nos Aburre, Etc.


Para el ser humano no existe la situación de no emoción, una situación a la que no hay reacción emocional alguna.

Y las emociones llevan en sí mismas el manifestarse, no existe emoción que no repercuta de alguna manera, que no aflore al exterior, sacando la interioridad a pasear.

La educación ha ido en una dirección opuesta a esto y puede ser tremendamente contraria a lo emocional y reprimir su manifestación.


De Hecho, Durante Mucho Tiempo Y Aún Ahora Se Considera Educada Precisamente Aquella Persona Que No Manifiesta Lo Que Le Afecta, Que Se Queda Impasible.


También me parece importante esto en determinadas situaciones porque manifestar la emoción es manifestar nuestra interioridad y de algún modo por ello nuestra vulnerabilidad.

La persona fuerte no manifiesta emociones ni sentimientos, es una de las máximas con peso en la educación y la cultura.

Aunque esto no se hace sin coste alguno.

Pugnar por no manifestar las emociones tiene un coste.


Esta repercusión al nivel emocional de la persona se percibe de modo verbal, tal como he indicado en el párrafo anterior, porque la persona utiliza una palabra o expresión que es en sí misma emocional o se percibe de modo no verbal, es decir, por su repercusión somática: no lo expresa, pero por el tono o algún gesto advertimos que lo que hemos dicho ha enfadado a la persona o la ha alegrado o sencillamente molestado.


Toda emoción tiene una parte cognitiva y una parte somática.

Ambas están indisolublemente ligadas y se influyen mutuamente.

Su expresión puede seguir cualquiera de las dos vías o las dos.

A través de la parte somática se expresa en lo que se llama lenguaje corporal o no verbal, que también se detecta por ejemplo en la voz.

La voz expresa la emoción de una forma increíble.

Luego este nivel introduce en la comunicación como está afectando lo hablado al sujeto que habla y tenemos dos vías para detectarlo, la verbal y la corporal.

Estamos tan acostumbrados y tan educados a seguir los aspectos verbales que los no verbales se nos escapan la mayoría de las veces, sin embargo, dan una gran información y también mucho más fiable que la verbal.

Las palabras admiten decir cualquier cosa, el lenguaje no verbal está mucho más directamente conectado con nuestra sensibilidad, con nuestro cuerpo, y es más difícil mentir o engañar con él.

No digo que no sea imposible, pero normalmente es más difícil pues precisa mucha educación y mucho control y se aprende poco, salvo para las personas cuya imagen pública es muy importante.

Nos queda de hablar de las técnicas que detectan las señales emocionales que surgen a este nivel, pero eso queda para otro vídeo.

Ahora nos quedamos con la comunicación está siempre impregnada de emoción y que esta es inseparable del lenguaje y de cualquier forma de comunicación humana.

Queda hablar también de empatía y de escucha activa, que son los pilares de la actitud que es capaz de poner altavoz y así percibir este nivel de la comunicación.