HISTORIAS DE ILUSIONES Y DESILUSIONES….

Quisiera compartir con vosotros un tema tan grande y tan importante que son las ILUSIONES y las DESILUSIONES.


Me encanta ilusionarme y soñar, está en mi naturaleza y no quiero perderlo porque ¿que sería el mundo sin ilusiones?

 


 

Pero tengo que decir que …

 


LA FUENTE DE LAS DESILUSIONES ESTÁ EN LA ACTITUD QUE CADA UNO DE NOSOTROS TENGA ANTE LOS DEMÁS.

 


 

Así es tenemos muchas veces unas actitudes bastantes destructivas hacia nosotros mismos y no nos damos cuenta.

Suele suceder que cuánto más grandes son las expectativas, mayores son también las desilusiones, porque cuando no llegamos al objetivo o lo alcanzamos a medias, pues parece que todo aquello que era color de rosa pasa a ser gris y sin demasiado sentido.

Por esta razón debemos ser soñadores, pero con los pies en la tierra.

 

¿Cómo es eso?……………….. Simple.

 


DESEA SIEMPRE LO MEJOR, PREPÁRATE PARA LO PEOR.

 


 

Usando esta premisa, mantendrás tu optimismo.

Desearás siempre que lo mejor llegue a tu vida y atraerás sólo cosas buenas.

Preparándote para lo peor significa que debes estar preparado para una contingencia, pero no que estés esperando que suceda.

Porque si estas esperando que suceda…. puedes atraer sobre ti la contingencia….

 

En cuestiones de amor, por ejemplo, el tema de las expectativas (las ilusiones) es tan crítico que algunas veces el enamoramiento surge en base a la imagen que nosotros mismos nos hacemos de la otra persona y no de lo que la otra persona es en realidad.

Es allí cuando surgen los reclamos para cambiar lo que no nos gusta de quién debería ser nuestra 1/2 naranja, pero parece más bien 3/4 o algo así.

¿Por qué es tan común este fenómeno?

Porque cuando tratamos de conquistar a alguien, le mostramos lo mejor de nosotros y algunas veces hasta le mostramos lo que quiere ver y no quiénes somos internamente…

¿La solución?…………Fácil.

 


SÉ SINCER@ DESDE EL PRINCIPIO Y ESPERA LO MEJOR: QUE SIENDO TÚ MISM@ LE GUSTES LO SUFICIENTE COMO PARA COMENZAR A CONOCERSE MEJOR.

 


Al mismo tiempo prepárate para lo peor: ten en cuenta que pueden rebotarte como a un balón de bascket ball.

Lo importante es no enfrascarse en alguien y buscar gustarle por cualquier medio.

Seamos nosotros mismos, al natural, siempre.

Eso nos garantizará el éxito cuando consigamos a alguien que quiera estar a nuestro lado.

Principalmente porque no va a tener que “calarse” nada, dado que lo mejor y lo peor, ya debería haberlo visto.

 

Y en todos los aspectos de la vida, sucede lo mismo.

  • CUANDO EMPRENDEMOS UN NEGOCIO.
  • CUANDO INICIAMOS UNA CARRERA.
  • CUANDO COMENZAMOS EN UN TRABAJO.
  • CUANDO COMPRAMOS ALGO.

 

Todo gira en torno a las expectativas.

Por eso, mientras menos se espere de algo o alguien, mejor nos sentiremos si los logros son finalmente mayores a los esperados.

Y es que la desilusión es la distancia entre la expectativa y la realidad

Por ejemplo:

Si estás esperando que la otra persona te agradezca lo que haces, es muy posible que te desilusiones.

Aun cuando la otra persona lo haga, quizás esperes un reconocimiento mayor del que te está dando.

Muchas veces el interés en obtener una respuesta puede disfrazarse de muchas maneras.

La mente de cada uno acomoda las circunstancias y habitualmente percibe lo que quiere percibir, pero que no corresponde a la realidad.

Obsérvate muy sinceramente si al dar no estás esperando algo del otro, aunque sea una sonrisa, un elogio o si buscas que haya un cambio de comportamiento que a ti te conviene o te agrada.

La felicidad está en ti mismo, en tu capacidad de enfrentar la vida con una actitud positiva.

Si das algo de ti a otra persona y lo haces sin esperar nada a cambio, siempre estarás bien.

Si el otro no agradece, no importa, porque no lo esperabas.

Y si lo hace, mejor.

Pero si nada esperas, no te ilusionas.

Y si no te ilusionas, no te puedes desilusionar.

No es el otro el que te causa una desilusión, eres tú mismo por haberte ilusionado antes.

 


CUANDO DAMOS UN PREMIO O RECOMPENSA A OTRA PERSONA, O CUANDO LE MANIFESTAMOS NUESTRO AGRADECIMIENTO O RECONOCIMIENTO, NO DEBE SER A CAMBIO DE LO QUE HARÁ EN EL FUTURO, PORQUE ES MUY POSIBLE QUE HASTA TE TRAICIONE EL DÍA DE MAÑANA (ESTO ME HA SUCEDIDO MUCHAS VECES).

 


Tienes que hacerlo por lo que ha hecho, y no por lo que hará.

Cuando hago algo por otra persona, es porque soy feliz sirviendo desinteresadamente.

Cuando recompenso a otra persona o cuando le hago un elogio, es por lo que ha sido.

No sé lo que será hoy ni menos, lo que sucederá mañana.

Pero si mañana toma otra actitud, no me siento desdichado por eso.

Mi premio fue por lo que ha sido y de ello no me arrepentiré.

Si quieres ser más feliz, no te ilusiones.

No esperes nada de los demás.

 


SÉ TAMBIÉN CALUROSO EN TUS ELOGIOS Y OTORGA RECONOCIMIENTO A QUIEN CREES QUE SE LO MERECE… POR LO QUE HA SIDO HASTA AHORA.

 


 

 

Amor y Desamores

El amor y el desamor son parte de la vida, eso es indiscutible e inevitable.

A veces se sufre, a veces se goza; y hay que aprender de estas experiencias, madurar con ellas y entender que las cosas deben fluir, ya que no podemos obsesionarnos en querer a alguien o en que alguien nos quiera.

Los sentimientos nacen o no nacen y nadie puede obligar a ningún otro ser humano a amar o ser amado.

Hay unas cosas que resultarán y otras no; unas relaciones que florecerán y otras que se marchitarán, habrá relaciones para toda la vida y relaciones que muy poco durarán.

Eso debemos aceptarlo sin histerias ni escándalos; y lo importante aquí es no desanimarse, aprender a seguir caminando a través de los colores de la vida, y entre estos continuar creyendo en el amor, porque el amor no es una persona, el amor es un universo y va más allá del individuo.

Somos los seres humanos quienes en nuestras caóticas imperfecciones no sabemos amar bien.

Eso es todo.

Y entonces sufrimos o hacemos sufrir, nos hacemos daño o dañamos; y ante este escenario el amor podría aparecer como algo malo y doloroso, cuando en realidad somos nosotros los que no sabemos tomar el amor y darle el buen uso que merece.

En la vida te encontrarás con sombras, pero te aseguro que encontrarás más luces, y por alguien que te desprecie o haga daño vas a toparte en el camino con seres maravillosos que sí saben amar; porque si te pones a hacer la cuenta objetivamente, notarás que en tu vida hay más gente Buena que Mala.

¿Verdad?

Por lo tanto, si alguien te traiciona, si alguien no te quiere, pues simplemente hay que apartarse, esperar a que el tiempo pase, porque el tiempo cura todas las manchitas, y luego vendrá otro amor, otras experiencias de días iluminados y grandes sonrisas .

Hay que ir tranquilo por la vida, sin esas desesperaciones torpes por encontrar una pareja lo antes posible; hay que caminar con calma, todo llegará cuando tenga que llegar.

Mientras tanto, es imprescindible seguir creyendo en el amor, conocer a las personas y dejar que nos conozcan; mas sobre todo entender que la vida se abrirá ante nosotros con sus bellezas y también con sus fealdades, y sin embargo lo bello siempre será más y perdurará por siempre.