LA SONRISA MI SONRISA

Me gusta andar por la calle “cazando sonrisas” porque ilumina el rostro, pero por regla general los rostros son serios, fingidos, fríos, y es impresionante ver el rostro de las personas hablan mucho.


MUY POCOS, DE VERDAD MUY POCOS SONRÍEN Y A MI ES QUE ME ENCANTA SONREÍR, ME ENAMORA SONREIR Y ME ENAMORO DE LAS SONRISAS MAS BELLAS.


Hoy te invito a que la primera sonrisa te la dediques a ti mismo, ya sea frente al espejo al reflejo de ti mismo en tu taza de café, pero, así como tus ojos brillan con una luz especial.

La sonrisa es una muestra de felicidad, de amabilidad, de actitud positiva y nos reporta muchos beneficios en nuestras relaciones sociales.

Una petición hecha con una sonrisa tiene muchas más posibilidades de aceptación que una petición hecha de una forma más seria.

Pero también en esto hay que saber sonreír de una forma prudente y moderada.

La sonrisa también debe ser oportuna.

No en todos los lugares y situaciones es bueno sonreír.

Porque no siempre la sonrisa es de felicidad.

Puede haber sonrisas de nerviosismo, sonrisas forzadas, sonrisas fingidas o falsas, etc.


LOS OJOS PUEDEN SER UNA BUENA FUENTE DE INFORMACIÓN PARA DETECTAR SI UNA SONRISA ES SINCERA O NO.


Sonreír no es síntoma de falta de seriedad sino una muestra de felicidad y de actitud positiva, salvo excepciones.

La sonrisa verdadera, la que se hace cuando se está feliz y contento es que la se hace con la boca y con los ojos, la que sale de dentro, la que nos sale del corazón.

La sonrisa verdadera es una sonrisa muy contagiosa.


CUANDO SONRÍES BRILLAS, Y TODO ANDA MEJOR SINO PRUEBA CONTESTAR EL TELÉFONO CON UNA SONRISA Y VERÁS QUE DIFERENTE SERÁ TU CONVERSACIÓN.


La sonrisa es una cura maravillosa, echa afuera el miedo te deja sintiéndote más feliz, claro y relajado.

Convierte las dificultades en Luz y mira el lado más gracioso de las situaciones, y porque no ¡ríete de ti mismo y de los demás! Pero no en plan de burla, sino en plan de RISA solo RISAS Y RISAS.

Cuando te relajas y ríes; tus ángeles te aportan nuevas sugerencias e ideas que pueden transformar la dificultad en deleite.


LA RISA ES EL SOL QUE ALUMBRA LA OSCURIDAD, SER FELIZ ALEGRE Y DIVERTIDO, ASÍ TODO SE PREDISPONDRÁ A QUE TENGAS UN DÍA MARAVILLOSO LLENO DE SONRISAS Y PEQUEÑOS MILAGROS QUE SE HARÁN PRESENTES, ¡¡¡PARA SER FELIZ!!!


 

Física Cuántica y Experiencia Sensorial

Me gusta aprender de todo lo que me pasa en mi vida porque creo que cada circunstancia, cada momento, cada instante vivido es una buena oportunidad para crecer.

La vida esta hecha de momentos, de segundos, de minutos que podemos saborear con intensidad, cada experiencia es única e irremplazable.

Nuestro 5 sentidos son la puerta de entrada a todas esas experiencias, desde la experiencia más dolorosa, hasta la más satisfactoria, ¡todo es necesario para nuestro crecimiento! La pregunta es obvia ¿Cómo enfrentar todas estas situaciones?

A esa pregunta tenemos que dar una respuesta y quisiera darla desde la “física cuántica” que es una nueva manera de percibir las cosas.

Quisiera comentar que esta nueva visión de la vida da lugar a muchísimas “interpretaciones de la vida” pues si hemos de moldear nuestra existencia conforme a nuestros pensamientos “cada cual puede dirigir su vida de la forma que interprete su realidad

La mente es “maravillosa” es un instrumento perfecto y valiosísimo que tiene como objetivo el raciocinio, el pensamiento… y que bien utilizado tiene infinitas ventajas.

La otra cara de la moneda es entrar en un bucle de identificación personal con la mente, en el que poco a poco uno se olvida de sentir.


Más allá de la mente está el “espíritu” que podríamos definir como los “sentidos” y más allá del “espíritu” esta “Dios” el creador de los “espíritus” y el guiador de nuestras “almas” ¡que creas o no en Dios! La realidad es que hay un “más allá” que la ciencia no puede definir.


En todas las culturas está la “búsqueda del más allá” la interconexión del “espíritu” con “el ser Supremo” lo que llamamos hoy día “física cuántica” y es que es un mundo apasionante que fusiona la ciencia con la “espiritualidad


Yo siempre he creído que “razón y religión” nunca han estado negadas y que la “fe” es cuestión de “raciocino” y de “sabiduría” es decir las “neuro-conexiones” del alma con el cuerpo.


Nuestro ritmo de vida está dominado por la mente y en muchas ocasiones el cuerpo es considerado bien como un simple instrumento que obedece los dictados de la mente bien como el resultado de horas de ejercicio, sol y cuidados estéticos.

El cuidado del cuerpo y de la mente está intrínsecamente unido, son un tándem inseparable.

Cuando funcionan, son un sistema perfecto… pero tan pronto descuidamos nuestros pensamientos, nuestra dieta o nuestro ritmo de vida el equilibrio se trunca y puede aparecer el malestar, el cansancio o la enfermedad.

Por ejemplo hoy día me he tenido que quedar en casa por prudencia, entreno 6 días a la semana y no dejo mi cuerpo descansar, pero el cuerpo me habla , me lanza mensajes y hay que saber escuchar su cuerpo.

La mente conectada con el cuerpo debe percibir estos mensajes, y el mensaje de hoy es ¡cuidado Josu! Si entrenas más fuerte y no me cuidas ¡me voy a debilitar y voy a enfermar!

Así que mensaje ¡captado!

Stop, hoy no hay sesión de spinning y hay descanso todo el fin de semana.

El cuerpo habla, el cuerpo se expresa.

Nos pide a gritos un descanso, un parón, un “desconectar de la mente” para conectar con la esencia, con quienes somos realmente.

Ese aviso a la desesperada se produce, en última instancia, a través de la enfermedad, entendida ésta como “ausencia de salud”.


Según dispone la Constitución de 1946 de la Organización Mundial de la Salud, podemos definir la “salud” como “el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones y/o enfermedades.. También puede definirse como el nivel de eficacia funcional y/o metabólica de un organismo tanto a nivel micro (celular) como en el macro (social)”.


Así que atención con lo que nuestro cuerpo nos dice, nos habla…

Cuando nuestro cuerpo se expresa en forma de enfermedad, es cuando nos preocupamos, vamos al médico y nos recetan medicamentos, si bien esa situación es el resultado de meses o años de estrés, angustia y acumulación de toxinas.

Es en ese momento, cuando entonces nos angustiamos al ver que ese malestar afecta a nuestra rutina, rompe nuestros esquemas e imposibilita o dificulta el llevar a buen puerto nuestros planes y objetivos.

Porque en el fondo vivimos como si no fuéramos a morir nunca.

Por eso, una vez que el cuerpo da la señal de alarma hay que ponerse manos a la obra….y para los que todavía no estén en la fase en la que el cuerpo “habla”, pues mejor que mejor.

Pueden tomar conciencia de su cuerpo y descubrir a través de él el bienestar y la salud de forma preventiva.

¿Y cómo iniciamos el cuidado corporal?

¡preocupándonos por nuestra salud integral!

Desde la aportación de los nutrientes a través de la alimentación, a lo que hay que añadir la respiración (tanto la calidad del aire como la forma de respirar) y la luz solar.


Una dieta abundante en frutas y verduras, cereales y arroz integrales, pescado azul y proteínas de origen vegetal acompañadas de aceite de oliva, frutos secos y cantidades razonables de carne y otras proteínas de origen animal se configura como una buena base para una buena salud.


Pero no es suficiente.

También es importante hacer ejercicio semanalmente, cada uno adaptándolo a su estilo, posibilidades y ritmo de vida.

Pese a todo, tampoco es suficiente.

Nuestro cuerpo almacena toxinas, las cuales provienen tanto de la propia alimentación (residuos de pesticidas, y otros productos químicos utilizados en el proceso de cultivo y alimentación de animales) como del aire que respiramos.

Hasta aquí nada nuevo.

Pero junto a este tipo de toxinas encontramos las toxinas emocionales: aquellas que crea nuestra propia mente y que se van acumulando en el cuerpo en forma de retención de líquidos, contracturas musculares, espasmos nerviosos, ansiedad, etc.

Es ahí donde debemos estar muy atentos.

Cada ser humano debe tomar conciencia de la necesidad de iniciar ese camino de introspección, de la forma y el modo que más le satisfagan.

Hay personas que quizá no sientan la necesidad de parar, por no detectar la ansiedad, con sus problemas de insomnio, palpitaciones, problemas digestivos derivados del estrés.

Quizá haya personas que no perciban la necesidad de respirar profundamente, mirar a su alrededor y observar su entorno, tomar contacto con la naturaleza o simplemente disfrutar de un buen libro.

Sin embargo muchas personas, y cada vez más, acuden a la consulta del médico con una sensación de malestar general, insomnio, nerviosismo, trastornos del estado de ánimo, dolores difusos.


Es importante saber detectar estas cosas porque nos cuerpo nos habla, de la misma manera que siento hoy la necesidad de parar mis entrenamientos porque me siento débil y sin fuerza.


Es que no siempre somos conscientes, de las sensaciones y emociones que pueden estar haciéndonos sufrir.

Es un hecho que el ser humano, aunque hable con frecuencia de las emociones e incluso de sus propias emociones, no sea consciente en la mayoría de las ocasiones de que las siente o de que éstas repercuten en su estado anímico y en su vida de relación.

Las emociones son ciertas reacciones de índole tanto psicológicas como fisiológicas, que plasman la adaptación del individuo ante ciertos estímulos (recuerdos significativos, vivencia de un suceso, percepción de lugares, objetos o personas).

Psicológicamente, las emociones influyen en la atención y en las respuestas del individuo, así como también, fisiológicamente, modulan una batería de respuestas biológicas que van desde el lenguaje verbal y no verbal hasta manifestaciones del sistema nervioso autónomo como la frecuencia cardíaca y respiratoria, la salivación, la contracción de los músculos de fibra lisa (digestivos, urinarios, respiratorios), la sudoración, la dilatación de las pupilas o la rubefacción facial entre muchas otras respuestas de nuestro organismo.

Nuestra visión del cuerpo debería cambiar hacia la de un ser compuesto de millones de células que se comunican entre sí para actuar como un todo, nuestro cuerpo es como una comunidad de vecinos o los habitantes de una ciudad.

Los ciudadanos usamos internet, el lenguaje oral, las cartas, los mensajes, el tacto para relacionarnos y coordinarnos entre nosotros.

El cuerpo utiliza otro tipo de mensajes o lenguaje para coordinar el funcionamiento.

Este leguaje lo componen todas estas sustancias (hormonas, neuropéptidos, neurotransmisores, citocinas, peptidos digestivos, endoteliales y otros cientos que se van descubriendo continuamente).

Cada una de ellas tiene un significado para la célula “hola estoy cansad@“, “me hace falta más agua“, “tengo demasiado estrés“, “necesito un descanso“, “tengo hambre“, “estoy deprimido“, “he comido mucho azúcar“, “necesito dormir“, “a la carga que nos atacan“, “esta situación no me conviene” o “esto está demasiado sucio, necesitamos limpiar“… hay que estar atentos a los mensajes que envía el cuerpo cuando tenemos síntomas y enfermedades.

Aquí entramos en un mundo complejo entre Psique (mente, emociones y percepciones) – Neuro (sistema nerviso) – Endocrino – Inmunologia, todo interconectado para producir salud o enfermedad.

Aunque es muy complejo, lo que es bastante evidente, es que una vida en continuo estrés y los pensamientos y las emociones “negativas” deterioran el funcionamiento inmunitario global, y una vida mental y emocional equilibrada, vida activa pero relajada, el pensamiento positivo y las buenas relaciones sociales, mantiene el sistema inmune en condiciones óptimas de funcionamiento.

En la interacción inmunoendocrina es donde las relaciones son más claras y directas.

Siendo simplista y sin ser del todo exacto, por ejemplo (hay muchos mas ejemplos):


El estrés agudo puede hiperactivar la respuesta inmune por medio de las catecolaminas que libera el sistema nervioso vegetativo a las galndulas suprarenales. Si estamos ansiosos nuestros linfocitos también se “estresan” y empeoran algunas enfermedades autoinmunes, las alergias o el asma


El estrés crónico deprime la inmunidad a través de las secreción de cortisol (corticoides del propio cuerpo), nuestros linfocitos se “deprimen” dejando de realizar bien su función, haciéndonos más propensos a catarros, infecciones o a desarrollar algunos tipos de cánceres.

El sueño y los ritmos de vida sincronizados con el día y la noche son imprescindibles para un buen funcionamiento del cuerpo.

La melatonina parece que mejora de la respuesta inmune y contrarresta en parte el efecto inmunosupresores del envejecimiento, de los corticoides, del estrés.


“El cuerpo grita que hay que cambiar algo” o “Mi enfermedad soy yo” no todos los tipos de estrés afectan por igual.


El estrés laboral y el consecutivo a relaciones personales afecta más a la respuesta inmune que otros tipos de estrés, así como las situaciones de estrés mantenidas más de 1 mes favorecen más las infecciones víricas y bacterianas que las que duran menos.

Las personas con un buen apoyo social, la misma situación del estrés les afecta mucho menos que aquellas que no lo tienen.

Nuestra mente y nuestras emociones influyen irremediablemente en la salud de nuestro cuerpo y en su capacidad para enfermar y recuperarse.

Mente y emociones influyen en el cuerpo a través del sistema nervioso vegetativo y de las secreciones hormonales, y éstos sobre el sistema inmunitario modulando su respuesta.


Las enfermedades son el resultado de un desequilibrio a nivel bio-psico-social-medioambiental y han de verse como un aviso del cuerpo de que hay que cambiar algo en nuestra vida.


Nuestra mente se comunica con nuestras células, nuestras células se comunican entre sí y con nuestra mente.

Los síntomas nos ayudan a tomar conciencia para iniciar un cambio en nuestra vida.

Si no les hacemos caso, seguiremos enfermando.

La psicoterapia para enfermedades funcionales puede aportar más beneficios que los tratamientos farmacológicos.

También como complemento de tratamientos de otras enfermedades como algunas autoinmunes o el cáncer pueden ser beneficiosas.

¡Hablaremos más de estos asuntos!

Comer bien paa ser feliz

Los malos hábitos y los excesos pueden ser causantes de diferentes enfermedades así como también de depresión e insatisfacción. De hecho, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) confirma “el papel clave de la nutrición en la prevención primaria de la depresión y aboga por el patrón de dieta mediterránea como el más recomendable”.

La alimentación es la base de la felicidad

¿Por qué la dieta mediterránea ayuda a ser feliz? Sencillamente porque las frutas, las verduras, las legumbres, el pescado y los frutos secos se asocian con una reducción del riesgo de la depresión de un 40%. Considerando que algunas depresiones pueden producirse por déficit vitamínico, puede sobreentenderse que comer diariamente una variedad de alimentos reduciría ese riesgo.

Pero este no es el único indicador de que para ser feliz hay que comer bien, el National Bureau of Economic Research, tras haber realizado tres investigaciones en el Reino Unido con una muestra de 80.000 personas, llegó a la conclusión de que aquellas personas que comen más frutas y vegetales son menos propensas al nerviosismo, la ansiedad y la depresión y más felices y satisfechas con sus vidas.

Aquellas personas que comían entre siete y ocho porciones de frutas y vegetales diarios, resultaron ser las más felices. Aunque vale la pena destacar que quienes ingerían cinco porciones diarias, mostraban un nivel de felicidad similar al grupo mencionado anteriormente, sin importar otros factores como el estatus en el trabajo o la salud. Si bien no podemos decir que los datos de esta investigación sean concluyentes, es posible establecer una conexión entre la ingesta de frutas y vegetales y la felicidad.

¿Por qué comer frutas y verduras nos hace felices?

Comer bien para ser feliz

Las frutas y verduras aportan vitaminas y minerales y, si bien generan sensación de saciedad, son más livianas que otros alimentos, permitiendo una digestión rápida. ¡Cuando comemos frutas y verduras nos alimentamos bien y no sentimos pesadez! Además, estos alimentos poseen un alto contenido de agua que ayuda a mantenernos hidratados y a eliminar toxinas. Aportan también fibra, que ayuda a regular la función intestinal, poco sodio y mucho potasio, combinación perfecta para eliminar el exceso de líquidos. ¡Comiendo frutas y verduras nos vemos bien y nos sentimos aún mejor!

Quizás sea por esta conjunción: “sentirse bien + verse bien”, que las personas que consumen diariamente frutas y verduras y mantienen una alimentación equilibrada se sienten más felices y satisfechas consigo mismas.

Así que ya sabes, si quieres ser más feliz, aliméntate equilibradamente dando importancia a las  frutas y verduras y a beber mucha agua, y evitando el exceso de harinas, grasas y almidones. Si tú te alimentas bien, no sólo serás más feliz sino que además, ¡enseñarás a tus hijos a comer bien! Como bien sabemos los padres, los peques aprenden más fácil con el ejemplo y nadie mejor que nosotros para enseñarles a cuidarse, comer bien y ser felices.

Incorporar frutas y verduras a la dieta diaria

Comer bien para ser feliz

Las recomendaciones médicas hablan de una ingesta diaria de 5 porciones de frutas y verduras, algo que a muchos de nosotros puede parecernos imposible…. ¡y más cuando pensamos en la alimentación de nuestros hijos! Pues no lo es… ¡Tan sólo es necesario proponérselo! Para lograr cumplir con las raciones aconsejadas e incluso, superarlas e igualar a las personas más felices del estudio mencionado, tan sólo tienes que incorporar estos alimentos en cada una de tus comidas y las de tus hijos.

Puedes cortar frutas para compartir con tus hijos en el desayuno, incorporar frutas a los cereales o verduras si os gustan los huevos revueltos. Lo mismo sucede con los bocatas: ¡agregad tomate, pimiento, lechuga y cualquier otra verdura que os guste a los bocatas! Quedarán sabrosos y más nutritivos. También puedes optar por preparar batidos de frutas hechos en casa. ¡Así es mucho más fácil comer frutas!

Existen muchísimas maneras de incorporar más frutas y verduras a nuestra dieta. Por ejemplo, también puedes preparar tus propias salsas para la pasta incluyendo zanahorias, cebollas y otros vegetales, además del famoso tomate frito, o incluso cocinar las clásicas croquetas de la abuela con verduras incluidas. ¡Los peques ni se enterarán de que llevan verduras y las comerán sin rechistar!

Y si los niños te piden patatas fritas de bolsa, ¡prepara un snack más saludable, como unos chips de manzana al horno! ¿Se te ocurren más ideas?

Si quieres sentirte más feliz y satisfecho contigo mismo, empieza por cuidar tu cuerpo a través de una alimentación saludable y adecuada a tu ritmo de vida y necesidades calóricas. ¡Y enseña a tus peques a comer bien con tu ejemplo!

No Exageres

El inicio de un nuevo año siempre se nos muestra como una oportunidad para reflexionar sobre nuestros objetivos cumplidos e incumplidos durante todo el año. Seguramente, momentos antes del conteo regresivo nos ponemos un poco reflexivos, con una mezcla de culpa por todo lo que hemos dejado sin hacer, una pizca de satisfacción por nuestros logros y una gran dosis de determinación renovada para un nuevo año que apenas comienza.
 
En medio de nuestra reflexión -algunos más metódicos que otros- elaboramos nuestros propósitos para el nuevo año.
 
En esta oportunidad el mensaje es simple: No exageres.
Sugerencias para comenzar bien el nuevo año
“Vamos a abrir el libro. Sus páginas están en blanco. Vamos a poner palabras sobre nosotros mismos. El libro se llama Oportunidad y su primer capítulo es el Día de Año Nuevo.”
Edith Lovejoy Pierce
 
El ambiente festivo y optimista de diciembre no nos deja pensar con claridad y a mediados de enero nos estamos diciendo a nosotros mismos que las metas que nos propusimos con tanto anhelo son muy difíciles de cumplir y ahí acaba nuestro entusiasmo.

 

No falles esta vez.

 

Este año nuevo no te permitas más renuncias, decepciones y excusas.
 

Esta es tu oportunidad de llenarte de motivación, de reconciliarte con tus sueños, de retomar el camino que siempre has querido recorrer. Esta es tu oportunidad para iniciar una nueva vida con una actitud triunfadora.

 
“Quiero creer que voy a mirar este nuevo año 
como si fuese la primera vez 
que desfilan 365 días ante mis ojos.”
Paulo Coelho
 
 
Ahora, busca un espacio libre de distracciones y dedícate a escribir máximo tres propósitos para el nuevo año. Presta atención especial a este par de recomendaciones:
 
 
1. Supera tu pasado.

 

Deja atrás el año que ya termina

 

Esta es una de las grandes metáforas del año nuevo. Dejas todo atrás, te concentras en el futuro, enfocas tu mirada hacia lo que tienes delante y rompes las cadenas con tu pasado.
 
Pon por escrito todos los tormentos de tu pasado para despejarlos de tu cabeza. Esta es la oportunidad perfecta para hacer este ejercicio. Escribe todo lo que sientas que hace parte del pasado que sabes que será un estorbo este año nuevo. Escribe todas tus frustraciones, todo lo que te salió mal, todo lo que quieres evitar este nuevo año.
 
No es necesario que escribas frases completas. Una palabra clave bastará. Escríbelas imaginando que conforme las vas escribiendo, van saliendo de tu cabeza y se van posando en el papel. La idea es que tu pasado se quede en ese papel y abandone tu mente consciente.
 
El principio bajo el que funciona este ejercicio es sencillo. Te lo mostraré con un ejemplo: Imagina que debes memorizar un número de teléfono y por nada del mundo puedes olvidarlo. En lugar de guardarlo en tu cabeza y preocuparte si lo vas a olvidar o no, lo anotas en una hoja de papel y lo guardas en un lugar seguro. Así liberas tu mente del teléfono y de todas las preocupaciones asociadas con ello.
 
No escribas tus propósitos de año nuevo sin antes hacer este ejercicio.

Recuerda que debes hacer espacio en tu mente para que esté centrada en el presente.

 
Recomendaciones para los propósitos de año nuevo
“Si estás atento al presente, 
el pasado no te distraerá, 
entonces serás siempre nuevo”.
Facundo Cabral
 
2. Sé realista. No exageres.
 
Cuando escribo “no exageres” me refiero principalmente a dos cosas.

 

Primero, no busques erradicar tus malos hábitos de raíz.

 

No te propongas cosas como: “Dejar de consumir comida chatarra”, “dejar de fumar”, “hacer ejercicio todos los días”. Ese será el efecto a largo plazo, pero no el propósito como tal. El propósito debe estar escrito de tal manera que se vea como algo posible desde los primeros días.
 
Por ejemplo, comprométete a consumir “MENOS” comida chatarra.

 

Define tus metas como un proceso y no como un resultado: algo que toma tiempo, que requiere paciencia y que es progresivo.

 

Cómo cumplir los propósitos de año nuevo
No definas metas absolutas del tipo “nunca más”. En principio, proponte reducir la frecuencia.

Segundo, no más de tres propósitos.

 

De hecho, si tienes en mente un único objetivo, mucho mejor. ¿Por qué? Aquí van 5 razones por las que es preferible un objetivo único:
 
Dificultad. Si te propones varias metas, todo te parecerá muy complejo y te sentirás sobre-cargado. Transformar un aspecto de tu vida es algo difícil. De lo contrario, no estarías formulándote estos propósitos cada año con tanta solemnidad. Si cambiar una cosa es algo que requiere de un gran compromiso y nos parece algo muy difícil, ¿por qué te propones cambiar diez cosas a la vez?
 
Agotamiento. No dividas tus esfuerzos en demasiados propósitos, eso te agotará mental y físicamente antes del primer mes. Tendrás tu mente y tu cuerpo en tantas actividades diferentes que no podrás mantener el ritmo por mucho tiempo y tus esfuerzos perderán su efectividad.
 
Tiempo. Ten presente que invertirás una buena cantidad de tiempo en cada propósito y que tendrás que sacar ese tiempo de lo que ahora consideras tu “tiempo libre”. Sé razonable.
 
Eficacia. Si te propones demasiado, es fácil perder la confianza y el control. Estarás sometido a presión constante en cada área de tu vida y en todo momento. No tendrás tiempo para relajarte, estarás más preocupado y desarrollarás el hábito de la hipervigiliancia: Estar pendiente a cada minuto si estás cumpliendo todo lo que te propusiste. En otras palabras: más estrés y frustraciones.
 
Motivación. La motivación no es un recurso permanente y por eso debemos usarlo con moderación. Tener diez motivaciones diferentes generará un caos en tu vida y será muy difícil para ti mantenerlas. Busca una sola motivación, lo suficientemente poderosa como para que puedas renovarla durante todo el año.
 
Cómo hacer una lista de propósitos de año nuevo
Si te propones demasiadas cosas, con el tiempo, irás abandonando uno por uno los propósitos que tenías y al cabo de un par de meses renunciarás a todo.
“Grabad esto en vuestro corazón, 
cada día comienza en nosotros un año nuevo, 
una nueva vida”
Ralph Waldo Emerson

¿Entonces qué debes hacer?

 
Todos tenemos muchas cosas que queremos cambiar, pero no te compliques pensando en todo lo que necesitas cambiar. Busca algo que sea muy importante en tu vida y que tenga un gran efecto en diversas áreas de tu vida.
 
¿Qué aspectos debes tener en cuenta para formular un gran propósito?
 
Básicamente, tres cosas.
 
Importancia personal. Debe ser algo relevante PARA TI. No para tu familia, tus amigos, tu pareja o tus círculos sociales. No te propongas algo por presión social o familiar. No te propongas cosas que no son prioridad en tu vida. Tu objetivo debe ser algo muy significativo para ti, algo que te interese más allá de lo que los demás quieren que hagas.
 
Compromiso. Tu propósito debe ser algo con lo que te sientas comprometido. Algo que tengas presente todos los días de tu vida. Por esto, tu propósito debe tener en cuenta lo que te motiva, lo que más valoras, lo que representa un punto de quiebre sustancial en tu vida.
 
Valor. Elige qué tipo de cambio puedes perseguir de manera que ese cambio impulse otros. Busca algo que transforme el mayor número de dimensiones de tu vida: laboral, profesional, personal, académica, amorosa, etc.
 
Por ejemplo, ponerse en forma es una meta excelente porque mejorará tu autoestima y te hará alguien más disciplinado, activo y saludable. Aumentarás tu atractivo físico, disminuirás tus niveles de estrés y ansiedad, tendrás energía para otros proyectos, dormirás mejor y proyectarás la imagen de alguien fuerte y con buen ánimo, etc.
 
¿Por qué no cumplimos los propositos de año nuevo?
En conclusión, busca algo que sea importante para ti, que te mantenga motivado durante todo el año y que tenga un efecto masivo en diferentes áreas de tu vida.

Recuerda que está prohibido rendirse. ¡Respira hondo y sigue!

FELIZ NAVIDAD

Buenos días mis seguidores , a tan solo 1 dia de noche buena seria bueno de pensar sobre los sentimientos que afloran en este tiempo

Navidad solo es una vez por año, pero si de algo vamos a estar de acuerdo es que muchas personas en esta temporada reaccionan diferente, por un lado podemos ver a los motivados, los que están enamorados, los que sus proyectos han tenido mucho éxito.

Pero no todo es así, porque también podemos encontrar los desmotivados, los que se sienten muy tristes, con todo esto me pregunto,

¿porque esto es así?

Algunos ríen, otros lloran, así es la vida tiene de todo, mucha variedad, si de algo podemos estar seguros es que debemos vivir sabiendo que algunas veces nos vamos a poder encontrar con cosas no agradables.

En esos momentos, debemos recordar que también las nubes son parte del paisaje, hay que saber que no siempre van a ser malas las cosas, llegará un día en donde van a cambiar, tienen que mejorar y nos van a favorecer.

Por eso mismo si tú estas pasando por momentos duros en esta navidad, debes recordar que solamente se trata de algo pasajero.

Recuerda que es necesario tener una actitud muy positiva hacia la vida, recordar que algunas cosas tienen que pasar, que nos pueden enseñar algo.

Si no va todo bien en tu vida te invito a que recuerdes todos aquellos momentos en los cuales el sol te brillaba, que mirabas que todo te iba saliendo de una manera perfecta, ahora que lo has hecho debes volverte a pensar cómo puedes mejorar, como puedes cambiar todo lo que no te gusta, porque estoy seguro que si se puede.

Nadie nos dijo que fuéramos.

Nadie nos dijo que lo intentáramos.

Nadie nos dijo que sería fácil.

Alguien dijo que “somos nuestros sueños’.

Que si no soñamos, estamos muertos.

Nuestros pasos, siguen el instinto que nos lleva a lo desconocido.

No miramos los obstáculos que hemos superados, sino aquellos que vamos a superar.

No se trata de ser los más rápidos, los más fuertes, o los más grandes, Se trata de ser nosotros mismos.

No somos solo corredores, ni alpinistas, ni esquiadores, ni tan solo deportistas.

Somos personas.

No estamos seguros de conseguirlo.

Pero estamos convencidos de conquistar la felicidad.

¿Qué buscamos?

¿Quizás vivir?

Feliz Navidad

De vuestro amigo Josué

Mi motivación………………….

Buenos días como siempre posteamos unos buenos días lleno de positivismo y motivación y me pregunto……

¿Qué hace que te levantes por las mañanas? ¿Qué te motiva a seguir adelante? ¿Por qué y para qué? ¿Para quién?

Son preguntas que todos los días debemos preguntarnos y darles respuesta, al fin y al cabo somos nosotros los protagonistas de nuestra vida y sin un “sentido” que motive nuestro día a día, sin un propósito, difícilmente seremos felices.

La motivación es la energía que nos impulsa a seguir, a levantarse cuando caemos y a aprender de los errores.

Sin emoción y motivación, difícilmente lograremos aquellos propósitos con los que soñamos

Hoy nos cuestionaremos sobre los propósitos de vida, sobre el qué hago para motivarme todos los días, lo que me ilusiona y hace más cercano nuestro sueño.

Recuerda que la motivación no llega caída del cielo, se tiene que trabajar todos los días y en tiempo presente.

El deporte me aporta energía y claridad de ideas al margen del bienestar y la buena forma física.

Diría que forma parte de mi identidad. Es algo con lo que disfruto y me siento libre.

De una u otra forma ha configurado mi forma de entender la vida. Es difícil que pase un día sin hacer alguna rutina de entrenamiento.

El deporte desarrolla nuestras capacidades físicas pero también emocionales y genera un espíritu de superación ante la vida.

Todo ello es transferible al día a día de las personas. En este sentido sí que se puede considerar como metáfora.

Hay muchas similitudes entre situaciones deportivas y situaciones de vida.

– “Afán de superación”, “esfuerzo y sacrificio”, “voluntad de mejora”… no parece que sean expresiones o conceptos muy en boga en la sociedad actual…

¿Crees realmente que hay otros valores o estímulos que puedan sustituir al éxito honesto o a la conciencia tranquila?

Cuando aportamos lo mejor de nosotros, superamos las dificultades que surgen, y logramos el éxito, surge una paz interior y sensación de conciencia tranquila que creo es insustituible.

Cuando alcanzamos el “éxito”, pero por dentro se nos revuelven las tripas, algo no marcha bien.

Tal vez no hemos sido honestos o sinceros o aparezcan la trampa o el engaño.

Esto genera malestar interior. Esto no es éxito verdadero.

Si educamos a un niño en el valor del esfuerzo, desarrollará un espíritu de superación, de querer mejorar, sobre todo en lo que les gusta, con lo que disfruta. Y ahí hemos de poner el foco.

Podemos ayudarles a definir desafíos o retos que puedan lograr por sí solos. Hay que darles autonomía adaptada a su edad y desarrollo.

Conseguir el objetivo genera mucha confianza y fuerza para el siguiente. Estamos educando la actitud de superación desde la honestidad y el esfuerzo propio, sin tener que recurrir a picarescas o trampas.

La actitud de esfuerzo para un éxito honesto se convierte en un valor para la persona y le aporta serenidad y claridad en su vida.

– Muchas veces esperamos que nos motiven desde fuera, que “alguien” cree los escenarios adecuados para que afrontemos nuestros sueños o ilusiones propios ¿dónde crees que están las claves de la auto motivación?

Los ánimos de las personas que nos rodean y los premios que recibimos ayudan a nuestra motivación. Pero la clave está en las recompensas internas y autogeneradas que la propia actividad produce, porque nos gusta, porque disfrutamos con ella. Ahí está la motivación intrínseca o auto motivación.

Es hacer las cosas por el puro placer de hacerlas, por el interés que generan. Estimula el aprendizaje y la creatividad.

A partir de unos valores claros de vida (para qué hacemos las cosas), surgen sueños y objetivos que energizan la auto motivación. Volcar nuestra energía en ellos hace que el tiempo pase volando.

Las claves de la automotivación están en:

– Mantener cada día la curiosidad por aprender, jugar, tocar, descubrir cosas nuevas.

– Decidir hacer algo porque realmente me gusta no porque nos lo imponen.

Hay que volverse un poco niño.

También hay que conocer y creer en las propias competencias, valorar lo buenos que somos en nuestras tareas. Y querer avanzar ¡siempre!

Niveles elevados de motivación intrínseca o auto motivación facilitan los aprendizajes posteriores, y además reducen la ansiedad y el estrés.

El deporte me ha llevado a marcar objetivos exigentes. Y los he tenido presentes en los entrenamientos, cada día es afán de superación y a mi edad 53 años voy alcanzando objetivos poco a poco.

Pero siempre intento disfrutar, dar prioridad a mis sensaciones y experiencias por encima del resultado final.

Creo que esta es la clave para mantener la práctica deportiva mucho tiempo.

Me ha tocado superar días muy duros, situaciones extremas que me han llevado al límite mi resistencia física y mental.

Esto te hace valorar las cosas sencillas donde muchas veces está la clave de la felicidad

Mi motivación extra han sido estas pequeñas cosas del día a día.

A partir de conectar con uno mismo se generan sueños y objetivos alcanzables pero con un punto de desafío, eso me gusta me apasiona y me levanto todos los días con la motivación del desafío

Tanto el deportista, como la mujer trabajadora-madre-esposa, el ejecutivo estresado o cualquiera puede iniciar un camino de desarrollo de su automotivación que le hará crecer en diferentes ámbitos de su vida.

El deporte puede ser un camino, pero no el único, hay muchas maneras de platearse la vida…..

 – Resiliencia: “capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos”;

¿Cómo podemos acercar éste término a nuestros hijos, a la gente más joven, a nuestros adolescentes, sin “agobiarles”?

Con el ejemplo nuestro así que a trabajar para ello……

Un saludo

Feliz Espíritu de la Navidad

Siempre es bueno alimentar el Espíritu de la Navidad a lo largo del año para que cuando lleguen estas fechas podamos disfrutarlas plenamente y que sea una verdadera celebración de ¡un año más juntos! … en la oficina, el despacho o en nuestra casa y con nuestros amigos.

El espíritu de la [Auto]Estima, que nos muestra qué hemos logrado, ganado y aprendido, qué oportunidades nos ha facilitado su desarrollo y qué podemos seguir aprendiendo o trabajando el año que viene.

El espíritu de la Asertividad, que nos muestra cómo hemos dotado de mejor expresión y contenido nuestro lenguaje … y dónde podemos seguir trabajando para ganar en eficiencia y eficacia, es decir, seguir mejorando nuestra expresión.

El espíritu de la Empatía, que bien acompañado de sus “hermanos”, nos muestra vías alternativas para llegar a soluciones convergentes, gracias a la comprensión que aporta el haber vivido situaciones o saber que ¿te podría tocar a ti vivir esa situación? Es el “hoy por ti, mañana por mí” o viceversa, tanto monta … y saber que en ese “hoy por …”, puede ser una mejora que nos vendrá estupendamente …

¡Feliz Navidad y que el Espíritu de la Navidad nos acompañe y nos inspire para que sea la mejor Navidad de nuestras vidas!

El Deporte y la Comida Sana

A parte de conocer nuestro cuerpo, también tenemos que ser conscientes de cómo cuidarlo:

Es muy importante comer de todo y sobre todo las frutas y las verduras.

y es importante porque la comida tiene función:
 
  • PLÁSTICA; reparadora, constructora de 
  • ENERGÉTICA, para movernos y realizar las funciones
  • REGULADORA; permite el desarrollo de la vida

Pero para estar sanos de verdad también tenemos que tener en cuenta el DEPORTE:

Gracias al deporte podemos:

  • mantenernos en forma
  • sentirnos bien con nosotros mismos
  • mejora el funcionamiento general del cuerpo, tanto físico con psicológico
  • es divertido y además se hacen muchos amigos y puedes ganar premios por tu esfuerzo.

Una alimentación equilibrada y la actividad física son los elementos que más contribuyen a un estilo de vida sano.

Por ello, es recomendable, que desde edad temprana se conozca el importante papel que tiene el tipo de alimentación y el deporte en el mantenimiento de la salud.

El deporte y los valores
El deporte tiene valores universales que podemos aplicar en todas las situaciones de la vida: mantener un buen estado físico, el juego limpio, el trabajo en equipo y la búsqueda de la excelencia.
Y es que para cualquier deporte se necesita practicar la cooperación, la integración y la tolerancia. Igual que en la vida.
El deporte no conoce barreras y se da fácil acceso para todos. Basta que decidas empezar a practicarlo.
El deporte en lo personal nos ayuda a realzar nuestras habilidades personales, nuestra salud y el conocimiento de nosotros mismos.
Como país, el deporte ayuda a la salud pública y al desarrollo, lo que funciona también a nivel mundial.

Pero además, el deporte también rompe las barreras de la riqueza, la diferencia de género y la discapacidad.

En el deporte nos encontramos todos sin diferencias. Es una actividad incluyente, para todos, que nos hace sentir control sobre nuestro cuerpo y nuestra salud.
El deporte y la educación
El deporte tiene una relación directa con la educación, ya que a través de su práctica se aprenden valores y destrezas que incluyen la confianza en sí mismo, el trabajo en equipo, la comunicación, la inclusión, la disciplina, el respeto y el juego limpio.
El deporte, la educación física, el juego y la recreación también tienen beneficios psicológicos ya que disminuyen la depresión, mejoran la concentración, la habilidad para aprender y el rendimiento en general.
Y es que se aprende mejor al diviertirnos y estar activos.

Además, el deporte les da oportunidad de ser líderes y de mejorar su confianza y autoestima.(con fines educativos).

En la antigua Grecia, se reconocieron los beneficios de los ejercicios físicos para el cuerpo humano, la importancia de tener en cuenta la edad de las personas, su condición física (lo interno), así como las condiciones climáticas y el lugar geográfico en el cual vivían (lo externo).

Fue en ese escenario que se destacó la figura de Hipócrates, autor de los Tratados Hipocráticos, creador de la escuela médica griega y del uso médico del ejercicio físico, quien señaló la importancia de los ejercicios para la salud física de los sujetos, así como para su salud mental.

En este artículo se analiza las relaciones posibles entre ejercicios físicos y salud positiva, a partir de la propuesta teórica de la psicología positiva, siguiendo a Boniwell (2006) quien señala que la psicología positiva opera en tres niveles: nivel subjetivo, nivel individual y nivel grupal.

A tal fin, consideraremos el nivel individual que se dedica a la identificación de los elementos constitutivos de una “buena vida” y a las cualidades personales necesarias para ser una “buena persona”, presentando el desarrollo de ejercicios físicos como una de las actividades que aportan al logro de una buena vida en relación a una mirada de salud positiva.

El melancólico que con su frialdad y sequedad está triste, descontento y huélgase con la soledad; haga ejercicio y con este el calor incitado consumirá la frialdad…

Cuanto más que lo principal que hay en el ejercicio es que de él proviene placer, alegría y regocijo, y esto no puede ser sin conservación de amigos, pues haciéndolo el melancólico, luego perderá sus tristezas y será apartado de sus soledades.

ES VERDAD SIN DUDA, QUE PARA ESTA ENFERMEDAD LLAMADA MELANCOLÍA NO HALLO MEJOR REMEDIO QUE EL EJERCICIO MODERADO, YA QUE TENGO BIEN PROBADO SER LA SALUD DEL CUERPO MUY NECESARIA PARA CONSEGUIR LA SALUD DEL ÁNIMA”. Por Cristóbal Méndez Libro del ejercicio y su provechos (1553).


¿Cuántas veces nos alegra la vida realizar ejercicio?

Parece que no pero quedar de vez en cuando con los amigos para jugar una pachanguita, ir a nadar o correr, expresar sentimientos a la gente, superar retos día tras día… todo ello genera una forma de ejercitar el cuerpo que hace que vuelvas a casa con una sonrisa en la cara…

¿No me digáis que nunca lo habéis sentido?

¿No me digáis que no os gusta esa sensación?

Y es que desde tiempos antaños como citamos en esta referencia bibliográfica este señor ya decía que el deporte o más bien en términos más específicos, actualmente, la actividad física es símbolo de bienestar, genera en nuestro organismo unas endorfinas que permiten que nos encontremos en un estado de euforia y reduzca el dolor para que nos sintamos mejor y aumente nuestro estado de autoestima…
Es tal la relevancia que ha tomado que actualmente los médicos los prescriben para cuadros de depresión… Con ello queremos que veáis la importancia que puede llegar a tener hacer un poquito de ejercicio todos los días… ¡¡ Así que ya sabéis ¡!